La carboxiterapia es un tratamiento que se realiza con fines estéticos o terapéuticos que consiste en la aplicación de inyecciones de gas, específicamente, de dióxido de carbono por debajo de la piel para eliminar la celulitis, las estrías, la grasa localizada y eliminar la flacidez de la piel.
El gas de la carboxiterapia funciona mejorando la circulación celular y la oxigenación de los tejidos. Tiene diversas aplicaciones, cuando se realiza en el rostro aumenta la producción de colágeno; en el caso de los glúteos reduce la celulitis y; combate la grasa localizada, destruyendo las células de grasa, pudiendo ser utilizado en el abdomen, brazos y muslos.