También conocida como ácido ascórbico, la vitamina C es, no sólo un buen refuerzo del sistema inmunológico, sino que también es vital para la producción del tejido conectivo y colágeno.

Como resultado, la vitamina C es esencial para la creación de la piel y tejido de las cicatrices. La vitamina C también ayuda con la reparación y la creación de vasos sanguíneos, enmendando los capilares dañados después de una lesión. Además, actúa como antioxidante, protegiendo las células del cuerpo del daño de las toxinas ambientales y los radicales libres.
Beneficios • Reduce la fatiga y estrés laboral. • Fortalece el sistema inmunológico. • Rápida cicatrización de heridas y cirugías. • Optimiza la mejora de traumatismos y lesiones en deportistas. • Eleva las defensas y disminuye el dolor para el adulto mayor. • Previene el envejecimiento prematuro (ideal para verse y sentirse joven). • Mejora la calidad de vida del paciente oncológico. • Fertilidad: protege a los espermatozoides del daño provocado por la oxidación en fumadores y no fumadores.