Existen bastantes mitos sobre qué causa el acné, cómo el hecho de que comer chocolate o la falta de higiene lo hace aparecer. No es cierto. El acné se produce debido a una hormona llamada andrógena que estimula las glándulas sebáceas y las empuja a producir una sustancia aceitosa conocida como sebo.

El exceso de producción de sebo obstruye los poros, bloqueando la salida de grasa a la superficie de la piel y facilitando la propagación de la bacteria “P.acnes”. La mezcla de la bacteria, el sebo y los ácidos grasos irritan las paredes del folículo piloso, causando una inflamación que se manifiesta con diferentes tipos de grano y puntos negros. ¿Cómo funciona el tratamiento? El láser actúa sobre la hemoglobina calentándose, lo que elimina la las paredes de los vasos sanguíneos que alimentan las glándulas sebáceas, disminuyendo la producción excesiva de grasa que influye en el acné y proporcionando un efecto bactericida en la superficie cutánea. ¿Quién puede eliminar el acné mediante láser? Los pacientes más indicados son aquellos que sufren acné inflamatorio con granos rojos y abultados. Puede ser empleado en pacientes de todas las edades, aunque los menores de edad deberán acudir a la consulta con su padre, madre o tutor, el cual debe autorizar el tratamiento.
¿Cuántas sesiones son necesarias para eliminar el acné? La mayoría de pacientes suelen precisar entre 1 y 4 sesiones dependiendo de la cantidad y calidad de la piel. En casos más extremos pueden llegar a ser necesarias 6 sesiones. En todo caso, será el doctor especialista en Medicina Láser el que evaluará la situación del acné y recomendará el número de sesiones necesarias. Esta primera visita con el doctor para valorar el tratamiento y diagnóstico no tiene ningún coste. Las sesiones suelen realizarse cada 3 semanas para obtener el mejor resultado. ¿Cuál es el resultado y cuánto tarda en apreciarse la mejora? Inmediatamente después del tratamiento puede aparecer un leve enrojecimiento en la zona tratada y algunas manchas pueden oscurecerse para luego desaparecer. Progresivamente, la rojez se va eliminado y la piel se torna más uniforme, tersa y luminosa. La reducción drástica de sebo y bacterias en la piel hace, a su vez, que el acné desaparezca. ¿Es doloroso el tratamiento? La tolerancia al dolor es muy variable de una persona a otra, pero podría considerarse una sensación molesta, pero no dolorosa. La mayoría de pacientes lo describen como un efecto de calor, parecido al que se siente después de pasar todo el día en la playa. De todos modos, en Policlínica Barcelona se aplica una crema anestésica a fin de minimizar cualquier molestia.